16 enero, 2022

Boca empató con Newells 0-0

Boca no logró salir del 0-0 ante Newell’s en la Bombonera. Por la fecha 23 de la Liga Profesional, el Xeneize fue superior a su rival, más allá de que le costó mucho el rubro elaboración. Las mejores chances las tuvo en el epílogo, pero los palos y el arquero Macagno impidieron la victoria azul y oro. Así, con 59 puntos, se encuentra fuera de la zona de clasificación a la próxima Copa Libertadores. 

El dueño de casa asumió la iniciativa con el manual que hasta el momento propuso Battaglia: salida desde el fondo, construcción prolija a uno o dos toques, proyección de los laterales. La visita, en tanto, fue eficiente a la hora de bloquearle el plan: liberó la conducción de los centrales adversarios, ahogó los posibles pases en las bandas y el centro, y así complicó la elaboración. Eso sí, no logró cumplir la otra parte del trabajo, la del ataque.

Así, Boca debió apostar a la paciencia. O a saltear líneas sobre todo para los wines, aptos para romper en el desequilibrio individual. Los avances de Fabra resultaron la vía ofensiva más propicia para los autiazules. Un tiro libre de Almendra, rasante, que pasó cerca, y un cabezazo de de Salvio que rechazó Macagno (tras centro del citado Fabra) fueron las acciones más claras del primer tramo del cotejo.

Con poco cambio de ritmo y sin imaginación ni armador, el movimiento de pelota lateral de Boca le otorgó el control del juego, pero generó muy poco. Un cabezazo desviado de Lisandro López a los 39 minutos sacó unos segundos del letargo a los espectadores.

Newell’s llegó una sola vez con profundidad, a los 43′, construyendo la mejor jugada de la etapa inicial: la comenzó Pablo Pérez y la terminó Juanfi Garro, quien definió forzado y respondió Rossi.

Los primeros compases del complemento mostraron a la Lepra más metida en campo contrario, arriesgando un poco más, con Pablo Pérez como eje. De hecho, a los tres minutos, NOB casi abre el score: dos veces Giani asustó a Agustín Rossi.

En medio de la abulia y del empuje de los hinchas, Battaglia envió al campo a Villa. El contexto metió a Boca cerca de los dominios de Macagno, con centros o algún remate lejano (como el de Salvio). Recién con el ingreso de Cardona por el Toto, el Xeneize empezó a encontrarse; sólo por el hecho de contar con un conductor. Incluso llegó al gol, a partir de una arremetida de Luis Vázquez, anulada por un offside milimétrico.

Al mismo tiempo, Agustín Almendra debió haber sido expulsado por una brutal plancha a Escobar: apenas recibió una tarjeta amarilla. El epílogo fue todo del Xeneize, que creó chances como en ningún otro momento del partido. A los 42, Rojo sacudió el palo. A los 43, Luis Vázquez definió ante Macagno, ganó el arquero, y en el rebote su intento volvió a dar en el poste. Y, a los 48, Ramírez, en posición franca, pateó por encima del travesaño.

De contra, Newell’s tuvo una, a partir de la corrida del ingresado Maxi Rodríguez y el tiro alto de Sordo. Pero el 0-0 ya había quedado grabado en la chapa final. En consecuencia. Boca quedó a una unidad de Estudiantes, último clasificado por el momento a la Libertadores a partir de la tabla general. 

El Territorio