16 enero, 2022

Dramático relato de una obereña que vive en Italia y contrajo coronavirus: “Lamentablemente acá los hospitales eligen a quién atender y a quién no”

Valentina Ferrari es modelo y hace un año y medio vive en Milán. Junto a su novio se contagiaron de Covid 19 y llevan más de 13 días encerrados. Mientras se recupera en su domicilio, elogió la decisión de Argentina de tomar medidas anticipadas, “porque iba a suceder lo mismo que pasó en Italia. Acá en los hospitales a los ancianos con coronavirus, directamente los mandan a la casa”.

Valentina Ferrari nació en Oberá, es modelo y además trabaja en un restaurante de una exclusiva zona de Milán, Italia, uno de los países más afectados por la pandemia del coronavirus. Desde su casa y en comunicación con la radio Red Ciudadana de Posadas, confirmó que ella y su novio, se contagiaron de coronavirus. “Yo hace 13 días que estoy encerrada por la cuarentena, porque mi novio y yo hemos tenido los síntomas y decidimos no arriesgar de contagiar a nadie y tampoco volver a agarrarnos el virus por segunda vez”.

La obereña consideró que “ya hemos pasado lo peor” y explicó que “el primer síntoma que tuvimos fue mucho dolor de cabeza. Me di cuenta que era raro porque yo jamás tengo dolor de cabeza. Una mañana mi novio se despertó con fiebre, con 38 grados y desde allí empezamos a estar en casa. A mí después de cinco días me vino la fiebre, así que depende de cada cuerpo”.

Valentina contó que, en Italia, “cada municipio prácticamente cerró sus puertas y no pueden salir. Para darte un ejemplo, acá en Italia es como si desde Alem no se puede ir a Oberá, entonces la mamá de mi novio, antes de que se cerrara todo, nos trajo mercaderías. Nuestro vecino nos está haciendo una gauchada y nos ayuda también”. Sin embargo, lo más crudo del relato llegó cuando se refirió a la incertidumbre que genera la pandemia. “No veo la hora de estar mejor. Es una incertidumbre este virus, uno no sabe si puede volver a atacarte o si puede mutar a algo peor”. En ese punto, reveló que tiene una amiga argentina que también vive en Italia “y tuvo problemas respiratorios muy grave. La llevaron al hospital y quedó muy traumada al ver a gente tirada en las sillas de los hospitales, muy débiles. Fue una situación muy fea. Acá en Italia, al haber tanta gente con estos síntomas, decidieron elegir a quienes atender y a quienes no. Lamentablemente llegamos a este punto”. Pero sin dudas que, lo más dramático que relató fue cuando contó que en Italia, “a los ancianos directamente los mandan a la casa porque no tienen más lugares en los hospitales”.

La misionera que todavía no puede volver a trabajar y descree que el 3 de abril, cuando se anunció que todo volvería a la normalidad en Italia se abra el restaurante donde trabaja, se mostró contenta “porque Argentina actuó muy rápido, sino iba a suceder lo mismo que pasó en Italia, que tomaron las medidas muy tarde. Hay muchos medios que crean pánico, pero creo que está muy bien que la gente sepa lo que sucede, la importancia de quedarse en casa. Es un virus muy fácil de contagiar, de hecho, ni nosotros sabemos cómo nos contagiamos, porque es un virus que una vez que todos tienen, hasta los más jóvenes pueden ser asintomáticos y portar el virus y contagiar a un montón de personas, incluso a gente mayor hasta provocarle la muerte”.

Misiones Online