16 enero, 2022

Un hombre denunció a su expareja por violencia de género: “No me deja llevarla a mi hija a la plaza a tomar un helado”

Un hombre exige tener un contacto más frecuente con su hija a la cual solamente ve dos horas y tres veces por semana. A su vez, denunció penalmente a su expareja por violencia de género e incumplimiento de la orden de restricción perimetral.

Facundo S. es un hombre de 33 años, quien se encuentra casi desahuciado por verse imposibilitado de poder ver diariamente a su hija de dos años. Sin encontrar respuesta alguna contó a este medio la situación que hoy no le permite sentirse pleno.

Según palabras del entrevistado, mantuvo una relación con su expareja por cuatro años, fruto de ello nació la niña que ambos tienen en común. “A mi hija le puedo ver tres veces por semana y solamente dos horas, la mamá de ella es lo único que me permite”.

La niña de tan solo dos años nació en medio de una separación. “Hace dos años estoy separado de la mamá, desde el momento que me separé estuve dos meses sin verle a mi hija hasta que pude hablar con un abogado”. Un hombre denunció a su expareja

Contó que se separaron por las constantes peleas entre ambos. “Mi hija había nacido y era todo un tema que mi hija sea testigo de la violencia que por ahí podría ocurrir si seguíamos juntos, por eso decidí separarme”.

Pasado un año de que decidió romper vinculo con su expareja y madre de su única hija, se puso en pareja con otra mujer. “Paso un año, me puse nuevamente en pareja y ahí empezaron los problemas porque ella no quería que este con la persona que estoy hoy en día, a pesar de que ella también está en pareja, siempre me hizo quilombo”.

El hombre manifestó que son dos las denuncias penales que presentó ante la Policía de Misiones contra su expareja. “No tengo contacto con ella porque le hice dos denuncias penales por violencia de género y pedí la restricción de acercamiento. La primera denuncia fue porque ella ingresó a la casa de mi mamá sin permiso, me pegó a mí y me rompió toda la moto. Algunas veces cuando le iba a buscar a mi hija ella me rompía la moto y una vez el celular, todo enfrente de mi hija. Ahí le volví a denunciar. Me fui al juzgado a pedir mi expediente pero no me permitieron verlo”.

Judicialmente, aún no pudo encontrar un abogado que sea de su extrema confianza, por más que varias veces distintos letrados se hicieron cargo de su defensa. “Tuve abogados que he pagado pero no me solucionaron nada. Uno me cobró plata pero nunca presentó ningún escrito para asumir mi defensa. Estoy buscando abogados pero no encuentro uno de confianza y que haga lo que yo quiero”.